Deep Purple

Aunque pueda parecer extraño, fue la campiña de Herfordshire la que vio nacer y madurar al grupo más importante para el desarrollo del clásico sonido hard rock. No es necesario ser adictos al género para reconocer a Deep Purple una supremacía que se inició en febrero de 1968, cuando cinco chavales ingleses, Ritchie Blackmore, Jon Lord, lan Paice, lan Gillan y Roger Glover (estos últimos habían sustituido a Rod Evans y Nicky Simper), decidieron alejarse del mundillo musical anglosajón para estudiar una fórmula original respecto a los clichés que copaban el mercado del rock. De una mezcla casual de intereses (el amor de Lord por la música clásica, la tendencia de Blackmore por el blues y la vena netamente hard del resto del grupo) los jovencísimos Deep Purple habían logrado inventar en su “retiro espiritual” un sonido que se convertiría en sinónimo de rock “a la inglesa”.

La diferencia entre las otras dos grandes bandas del rock duro, Led Zeppelin y Black Sabbath, residía en el hecho de que esta última era creadora de “riffs”, mientras que la primera era “inventora de canciones”. Con Deep Purple, inventores del “rock and roll superamplificado”, se cierra el círculo que hizo famosa a Inglaterra por haber dado a luz a las tres bandas más importantes de la historia del rock duro. Y si resulta hoy en día muy difícil de comprender a fondo cuál fue la verdadera aportación del sonido de los cinco ingleses, es importante saber que cada uno de los componentes de Deep Purple ha logrado, a su manera, crear escuela. El verdadero nacimiento de este “super grupo” fue algo más complicado de lo que narran las biografías oficiales.

Chris Curtis, que había sido durante un breve período batería de The Searchers, había abandonado la batería por el micrófono y deseaba encontrar un grupo que lo acompañara. A finales de 1967 logró persuadir a dos hombres de negocios de Londres (Tony Edwards y John Coletta) para que lo ayudaran con una adecuada cobertura financiera; dos músicos, el teclista Jon Lord y el bajista Nicky Simper, habían sido reclutados en el momento en el que Curtis decidió abandonar el proyecto, en la primavera de 1968. Coletta y Edwards, por suerte, siguieron con la idea de continuar invirtiendo en proyectos musicales e instigaron a Lord y Simper para que formaran su propia banda.

Jon Lord (nacido en Leicester el 9 de junio de 1941) era un teclista de fuerte tendencia clásica: después de haber estudiado durante tres años sin demasiada suerte en la escuela de arte dramático, había decidido volver a ocuparse de la música. Al principio de la década de los sesenta había tocado con algunos grupos de jazz antes de dedicarse al beat y al rhythm and blues con los Artwoods (grupo formado por Art Wood, hermano del Ron actualmente en The Rolling Stones) y con Riot Squad. Simper, por su parte, había tocado con Johnny Kidd and The Pirates como bajista hasta que, en un accidente de carretera, el propio Kidd perdió la vida; en lo sucesivo había trabajado como músico de estudio.

Precisamente había conocido a Lord durante un trabajo de estudio. La primera persona que se unió a ellos dos fue Ritchie Blackmore (nacido en Weston-Super-Mare el 14 de abril de 1945), un guitarrista de estudio cuya colaboración más famosa hasta ese momento había tenido lugar con el enloquecido Screamin’ Lord Sutch. lan Paice (batería, nacido en Hounslow, Londres, el 29 de junio de 1948) y Rod Evans, cantante, fueron centrados a través de anuncios. Firmaron casi de inmediato un contrato con Parlophone, una compañía menor propiedad de EMI, y tuvieron un discreto éxito en América, donde su versión de ‘Hush’ logró alcanzar el cuarto puesto en las listas de éxitos.

Era la segunda mitad de 1968, de allí a poco tiempo seguirían otras dos versiones: ‘Kentucky woman’, Neil Diamond, y ‘River deap mountain high’, de Phil Spector. Los primeros tres álbumes (‘Shades of Deep Purple’, de 1968, ‘The book of Taliesyn’ y ‘Deep Purple’, ambos de 1969), a pesar de mostrar sólo en embrión lo que se transformaría en el espléndido y clásico sonido de Deep Purple, se vendieron decorosamente. Les faltaba un rumbo preciso que el grupo parecía no lograr tomar, debido a la inevitable presencia de versiones de temas ajenos: ‘Hey Joe’ de Dino Valenti, ‘Help’ y ‘We can work it out’ de The Beatles, ‘Lalena’ de Donovan Leitch, eran jaulas doradas en las que el desbordante sonido de la guitarra de Blackmore y el amenazador y monolítico sonido del órgano de Lord convivían a duras penas.

Era evidente que el potencial del grupo estaba aún por descubrir y que estas pueriles concesiones a necesidades estrictamente comerciales les impedían su completa madurez. La misma fama de la banda se resentía de ello: en Estados Unidos eran considerados un buen grupo pop dedicado a hacer versiones; en su patria eran prácticamente desconocidos. La necesaria reestructuración condujo al despido de Simper y Evans, los puntos débiles del mecanismo. Simper manifestó claramente su desacuerdo en varias ocasiones con el paso de los años. Quizás el bajista tenía razón al manifestar su desilusión: en aquellos tiempos era difícil comprender qué era lo que no funcionaba dentro de la formación, y Simper tenía razón al sostener que sin su aportación y la de Evans Deep Purple, con seguridad, no habrían existido, pero ¿cómo criticar, a la luz de los hechos, la elección de sustituirlos por el cantante  lan GiIlan y el bajista Roger Glover?.

lan Gillan (nacido en Hounslow el 19 de agosto de 1945) y Roger Glover (nacido en Brecon el 30 de noviembre de 1945) habían trabajado en un gran número de bandas semiprofesionales antes de entrar a formar parte de Episode Six, grupo pop en cuyas filas militaban cuando fueron captados por Deep Purple. La elección no había sido casual: Gillan en particular pareció desde un principio el personaje perfecto que daría un sello de originalidad a todo el sonido del grupo, mientras que la aportación de Glover se convirtió en seguida en fundamental desde el punto de vista inspirativo y conceptual. Pero el verdadero salto de calidad tuvo lugar con un viejo proyecto de Lord: un concierto clásico con una orquesta, la Royal Philarmonic, en un templo de la música clásica, el Royal Albert Hall, y con un grupo rock, Deep Purple, naturalmente.

Sin embargo, a pesar de que ‘Concert for group and orchestra’ atrajera por primera vez el interés de los medios ingleses, sería ‘Deep Purple ln rock’ (1970) el disco que los convirtió en una verdadera institución del rock duro: la simplicidad de los “riffs”, unidos a unas melodías lineales pero de rara potencia y a una técnica envidiable, hicieron ascender las ventas hasta un millón de copias, mientras que las tranquilas listas pop se veían sacudidas por el heavy metal de ‘Black night’, verdadero ciclón, sin duda el primer ejemplo de heavy metal comercial. El single alcanzó en poco tiempo el segundo puesto en las listas inglesas. Pero con los primeros éxitos también llegaron rumores acerca de desacuerdos y rivalidades dentro del grupo; muchos empezaron a temer una disolución desde ese momento.

En realidad, más que una lucha por la hegemonía, el grupo se estaba deshaciendo por las difíciles y chocantes personalidades de sus miembros: Blackmore, en primer lugar, era un personaje extremadamente esquivo, difícil de manejar, interesado sólo en su guitarra y en su sonido, un hombre muy tímido que se volvía intratable frente a un éxito que le desbordaba. Sin embargo fue él quien pisó el acelerador en las composiciones de siguiente disco, el afortunado ‘Fireball’ (1971), y del mítico ‘Machine head’, uno de los álbumes más famosos de la historia del rock. Con ‘Smoke on the water’ a la cabeza de las listas junto al álbum de 1972, Ritchie se permitía hacer declaraciones como: “…en la música, hoy, hay lugar para desarrollar aún muchas cosas y yo quiero hacer todavía más. Creo que puedo hacer algo muy excitante con Deep Purple; todos somos buenos músicos, pero también somos limitados, y es difícil componer grandes “riffs” heavy cada vez. No pienso que podamos volvernos aún más grandes de lo que somos hoy; ‘ocupamos una buena posición pero no puede durar para siempre!”.

Probablemente el terror a no lograr estar siempre al nivel de su fama estaba destruyendo a Ritchie más que el estrés al que una estrella del rock se ve sometida… Sin embargo, con gran sorpresa, fueron Gillan y Glover los que abandonaron el grupo en 1973, justo después de la publicación de ‘Who do we think we are?’ Hoy, con la distancia de los años, hay quien jura que el cantante ya había abandonado desde hacía tiempo a Deep Purple, pero que se vio obligado por la compañía discográfica a quedarse, para favorecer las enormes ventas de los últimos discos de la banda, entre los que se encuentra ‘Made in Japan’ (1972), uno de los mejores álbumes en directo de la historia del rock.

Los intereses de Gillan estaban en ese momento centrados en el estudio de grabación equipado con los beneficios procedentes de la participación en el álbum (y en la película) ‘Jesus Christ Superstar’, donde lan había desempeñado precisamente el papel de Jesús. El abandono de Glover, por el contrario, se debía a su interés por la organización y relaciones públicas de Purple Records, la compañía que tenía el grupo; estaba indeciso sobre la dirección a tomar. Mientras el mundo del rock se preguntaba cuál sería el sustituto de lan Gillan (el nombre de Paul Rodgers, ex cantante de Free, era el que circulaba con más frecuencia), Roger Glover era reemplazado por Glen Hughes, excelente cantante/bajista procedente del trío Trapeze.

Casi al mismo tiempo entró a formar parte de Deep Purple David Coverdale, prácticamente un desconocido… “Trabajaba en una tienda de ropa y cantaba por la noche en pequeñas bandas de clubs (ha declarado Coverdale en una entrevista), y supe que Deep Purple estaban buscando sustituto para lan Gillan. Cuando recibí la respuesta a la ‘maqueta’ que había enviado me di cuenta de que el grupo se había interesado en mí …y me quedé sin habla!”. EI bautismo de la nueva formación tuvo lugar en la “California Jam” de 1973, con la banda como atracción principal frente a 700.000 personas. Glen Hughes aún no era esclavo del alcohol, así que Deep Purple podía contar con dos elementos, Coverdale y Hughes, capaces de alternarse con eficacia frente al micrófono.

Entre 1974 y la primera mitad de 1975, poco antes de que Ritchie Blackmore se marchara para formar Rainbow, el grupo inglés grabó otros dos buenos álbumes: ‘Burn’ y ‘Stormbringer’. El destino de Deep Purple parecía definitivamente marcado cuando Coverdale y Hughes (que habían intentado impedir la disolución del grupo) fueron sustituidos por Tommy Bolin. Éste procedía de James Gang, una formación histórica del hard estadounidense, donde había sido el sucesor del famoso Joe Walsh, también sondeado para ocupar el puesto de Blackmore; fue el mismo Walsh quien les aconsejó el reclutamiento de Bolin, quien se integró inmediatamente en la formación, componiendo gran parte de ‘Come taste the band’, nuevo álbum que apareció a finales de 1975.

El disco, tibiamente aceptado por los fans, fue mal acogido por la crítica, que no se dio cuenta de que, por vez primera, un disco de Deep Purple no estaba editado bajo la marca de fábrica del hard rock y del heavy metal. Los intereses musicales y las raíces rhythm and blues (donde no entra el jazz) de Tommy Bolin habían deformado parcialmente el cliché típico de los productos de Deep Purple, dejando entrever nuevos y positivos desarrollos para el futuro del grupo; pero ya era demasiado tarde. En julio de 1976 Rob Cooksey, mánager del grupo, declaraba oficialmente a la prensa: ‘Tras los innumerables cambios de los últimos años, creemos más justo dar fin a la aventura en un momento de creatividad, antes de esperar momentos turbios”.

Glen Hughes, tras grabar un álbum en solitario, desapareció una temporada, prisionero del alcohol y las drogas, antes de reaparecer al lado de Pat Thrall en The Thrall Hughes Band; lan Paice y Jon Lord, antes de embarcarse en una larga serie de colaboraciones, se unieron al ex Family Tony Ashton para dar vida a Paice, Ashton and Lord. Coverdale, por su parte, intentó dos veces la jugada en solitario antes de crear Whitesnake, recuperando a Lord y a Paice. El autodestructivo Tommy Bolin falleció por sobredosis pocos meses después de la disolución de Deep Purple, dejando con mal sabor de boca a quienes habían creído en él. Deep Purple habían dispuesto de ocho años de tiempo para entrar en “el olimpo” del rock, pero sólo en los tres últimos años habían hecho méritos suficientes para merecerlo.

Las ventas de sus álbumes en la última época justificaban el interés de sus fans y de la crítica por volver a ver unida de nuevo a la mejor formación de Deep Purple. Las especulaciones iban en aumento, hasta el punto de que se organizaron cadenas humanas para apoyar lo que se definió como la reunión de la década. Por fin, surgió la noticia de su renacimiento, tras una oferta de varios mi!Iones de dólares. Los fans no acababan de creérselo, pero las dudas se esfumaron tras la aparición del fascinante ‘Perfect strangers’ en 1984, un álbum tan simple y “modesto” como fresco y convincente. Habían pasado catorce años desde el último disco; sin embargo, Deep Purple parecían no haber acusado su paso.

En 1986 se publicó el original ‘House of the blue light’, disco que sobre el clásico sonido Purple añade nuevas tecnologías mezcladas atentamente con las antiguas raíces blues del grupo. Pero eran las actuaciones en directo las que daban la medida de la popularidad de los ingleses. ‘Nobody’s perfect’ de 1988, lujoso doble en directo, es la culminación de su envidiable actividad concertística y el primer álbum oficial en directo desde el lejanísimo ‘Made in Japan’. Pero la irónica y autocrítica afirmación del grupo de que “nadie es perfecto”, su implícito rechazo a recurrir a modernas y difundidísimas técnicas de “pulido” de las grabaciones en directo, en favor de un producto más inmediato, sincero y más cercano a la realidad, eran rechazados por la crítica (sin duda estimulada por el placer de derribar a un mito que se había revelado más sólido de lo previsto) y por parte de los fans, que deseaban, tal vez, algo más falso y a la altura de esa imagen de semidioses que rodeaba a los cinco componentes de la más grande hard hand del mundo.

A finales de la década de los años ochenta volvía a revolotear el espectro de la disolución del grupo. Ritchie Blackmore estaba más interesado en la reconstrucción de su viejo proyecto, Rainbow, que en el futuro de la banda; lan Gillan dejó también el grupo. iY pensar que se les había atribuido el papel más importante en la reunión de 1984! De todas maneras, a Deep Purple le quedará siempre el mérito de haber inmortalizado una original fórmula de hard rock.

Arturo Canto Rebora
Arturo Canto Rebora

Arturo Canto Rebora

———————————————————

Sígueme en todas mis redes sociales.

https://www.facebook.com/profile.php?id=100011226846762
https://arturocantorebora.wordpress.com/
https://twitter.com/arturocantoreb3
https://www.pinterest.com/acantorebora/
http://weheartit.com/arturo_canto_rebora
https://mx.linkedin.com/in/arturo-canto-rebora-3400a9113
https://plus.google.com/u/0/112122478395213071765
http://es.slideshare.net/ArturoCantoRebora
https://vimeo.com/arturocantoebora
http://www.stumbleupon.com/stumbler/acantorebora
https://soundcloud.com/arturo-canto-rebora
http://arturocantorebora.tumblr.com/
https://www.reddit.com/user/Arturo-canto-rebora/

http://arturocantorebora.blogspot.es/

https://about.me/arturocantorebora

http://www.hi5.com/arturocantorebora

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s