Helloween

La historia de Helloween comienza en 1978 en Hamburgo, Alemania. Fue fundada por Kai Hansen y su nombre original fue Gentry y la formación de esta primera banda consistía además de Kai Hansen en Piet Sielck y algunos de músicos invitados. En 1980 la banda decide cambiar el nombre por el de Second Hell y entran a formar parte del grupo dos nuevos miembros, Markus Grosskopf en el bajo e Ingo Schwichtenberg en la batería. La formación de Second Hell duró dos años, así que la banda tuvo que cambiar otra vez de nombre. Esta vez llamados Iron Fist. Poco tiempo después ingresa a la banda Michael Weikath, dando como resultado un nuevo nombre, el definitivo, Helloween.

En 1984, Helloween graba dos discos para Death Metal Collection: “Oernst of Life” y “Metal Invaders”. En 1985 graban el mini EP “Helloween”, que contiene el primer éxito de la banda “Judas”,con el que comienzan a ser reconocidos, con buena aceptación por parte del público, con lo que se deciden a grabar lo que sería su primer album.
En 1986 graban con Noise Records su extraordinario album debut, “Walls of Jericho”. Este es un disco como pocos, contiene la fabulosa “How Many Tears” (una de mis favoritas). En lo personal este disco después de los Keepers I y II es el mejor disco de la banda, pero no lo recomiendo para los que apenas se van a iniciar en Helloween.
La banda comienza a irse de gira y Kai Hansen se ve con problemas al tener que tocar la guitarra y cantar al mismo tiempo, por lo que la banda decide meter un quinto integrante. En 1986 entra a formar parte del grupo Michael Kiske, con apenas dieciocho años, para ser el vocalista del grupo. Helloween ahora tenía una nueva voz y sin saberlo acababan de ganar la mejor adquisición que cualquier banda desearía. Poseían dentro de su alineación a la mejor voz que ha existido en el Metal.
En 1987, se edita el álbum “Keeper Of The Seven Keys – Part I”. Cualquiera que sepa de Metal ( en cualquiera de sus diferentes ramas ) sabe que este disco es una leyenda del Metal, de los mejores. Con Hansen dedicado al 100% a la guitarra y con la increíble potencia de las cuerdas vocales de Kiske, consiguen grabar un disco glorioso. En sí el disco es una joya pero sobresalen extraordinarios temas como “A Little Time”, “I´m Alive”, “Future World”, “A Tale That Wasn´t Right” y “Halloween”.
En 1988, sale a la calle la segunda parte de este álbum “Keeper Of The Seven Keys – Part II” clasificado como el mejor álbum en la historia de Helloween por sus seguidores. Este disco perfecciona lo que se había iniciado en el Keeper of the Seven Keys I, y no solamente eso, ambos hacen el dúo más perfecto que ha habido en la industria discográfica. Este álbum contiene tal vez los mejores temas de la historia de Helloween como “I Want Out”, “Eagle Fly Free”, “Dr. Stein”, “We Got The Right”, “Rise And Fall” y la bella “Keeper of the seven keys” que es una de las obras maestras de Helloween a pesar de sus 13 largos minutos que a mí hasta se me hacen pocos.
Los Keeper of the seven keys I y II son la biblia de Power Metal, el primero es el antiguo testamento del metal, y el segundo es el nuevo testamento. Sin saberlo Helloween habían construido los cimientos de un nuevo estilo, mas tarde denominado Power Metal. Los Keepers construyeron las bases del Power Metal que influiría definitivamente en las bandas posteriores.
En 1989, Kai Hansen decide dejar Helloween debido a sus diferencias con Michael Weikath para más tarde fundar su nueva banda, Gamma Ray, y es reemplazado por el guitarrista Roland Grapow. Ese mismo año en 1989, sale al mercado el disco en directo “Live In UK” mostrando el poder de Helloween sobre el escenario. En este disco vale mucho la pena oír How Many Tears, ya que hacen de esta una interpretación maestra.
En 1992, el álbum “Pink Bubbles Go Ape” es editado, y pronto, mostró ser diferente del resto de los discos de Helloween. En la caratula no aparecían las famosas calabazas, que eran el logotipo de la banda. Además, el álbum era mucho más técnico que todos los anteriores. Era un trabajo diferente. Pero aún así tiene un gran tema como “Kids of the Century”.
En 1993, se edita “Chamaleon”. Se consideró el peor álbum de la banda, pero simplemente era la evolución lógica de un grupo que llevaba más de 10 años de gira por el mundo.
Este álbum tiene uno que otro tema recatable como “Where the Sinner”, pero en sí en su contenido es mediocre para lo que puede dar Helloween.
Durante el tour de este disco, tuvieron varios problemas, quizá el más importante es el ataque de esquizofrenia de Ingo Schwichtenberg, baterista, enfermedad que le venía de herencia. Tuvieron que cancelar la gira en Japón e Ingo no dejaba de llorar. Ese año Ingo abandona la banda. Dos años después en 1995 la esquizofrenia de Ingo, sumado a su adicción a las drogas y el alcohol, se suicida tirándose a la vía del metro con una camiseta puesta de Helloween. Esta noticia devastadora afectó a la banda ya que Ingo había salido de la banda para rehabilitarse por su adicción a los drogas y tratar su esquizofrenia, y tal vez algún futuro regresar a la banda.
En 1993 Uli Kusch fue el encargado de sustituir a Ingo pero ahora definitivamente. En ese mismo año una noticia cayó como bomba, habría un cambio de vocalista. Michael Kiske fue echado de la banda por problemas con Michael Weikath y como éste era practicamente el dueño del grupo ya que cuando salió de la banda Kai Hansen años atrás que era el fundador de Helloween y accionista mayoritario de la propiedad del nombre de la banda, Hansen le vendió sus acciones a Weikath y por lo tanto se convirtió en dueño de la totalidad del nombre de Helloween. Así que por lo tanto Weikath tenía el poder de correr a Kiske de la banda y sustituirlo por Andi Deris, de Pink Cream 69. Esto acabó con una gran mayoría de los admiradores de la banda ya que Helloween sin Michael Kiske no era Helloween. Kiske era lo único que quedaba del verdadero Helloween, además de que para los fans era el sucesor de Hansen en el liderazgo de Helloween. Y además de que su extraordinaria y superdotada voz no tiene ni siquiera el mínimo acercamiento.
En 1994, ve la luz “Master Of the Rings” con el nuevo vocalista. Este disco contiene la extraordinaria balada y tal vez la canción mas sobresaliente de la nueva etapa de Helloween, “In the Middle of a Heartbeat”.
El disco impresionó a buena parte de sus fans, con lo que en menos de dos años, en 1996, se edita “The Time Of the Oath”, con gran aceptación. Durante la gira del álbum se edita en Italia y España el doble en vivo “High Live” en 1997.
En 1998, es el año de “Better Than Raw”, que si no tenemos en cuenta las dos partes de Keeper of the Seven Keys ni Walls Of Jericho, es considerado lo mejor de Helloween. Este álbum está más heavy que los otros, y les llevó en 1998 a realizar un gira conjunta con Iron Maiden.
En el 99 sacan un disco llamado “Metal Juke Box” donde Helloween hace tributo a bandas que tuvieron influencia sobre Helloween, donde interpretan covers de aquellas bandas como Scorions y Jethro Tull.
En el 2000 sale a la calle “The Dark Ride” un disco fascinante, que contiene dos fascinantes rolas como “Immortal” y “If I Could Fly”.
Helloween ha probado una vez más que es imposible hablar de Metal europeo sin mencionar su nombre, algo que por otra parte los millares de fans que tienen a lo largo y ancho del globo ya sabían más que de sobra desde hace mucho, mucho tiempo.

Arturo Canto Rebora
Arturo Canto Rebora

Arturo Canto Rebora

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s